background

 

Quien pase por la población de Dagua, en la provincia del Valle del Cauca, pensará que se trata de una tierra árida y muy rocosa, donde sólo se sostienen los cactus.  

Es posible que sea verdad,  pero en realidad la calidad de los suelos y el clima son justamente los esenciales para un cultivo muy dulce. 


Hace apenas unos pocos años la familia Soler cultivaba café con la esperanza de venderlo y volverlo un negocio sostenible. Intentaron sacar buen café en una tierra plagada de matorrales espinosos, pero su trabajo rindió más esfuerzo que frutos. Cansados de la poca productividad, se les ocurrió cultivar algo más, algo más adaptable a las condiciones secas de la zona y decidieron cambiar el cultivo del café por el de la piña, un fruto algo desconocido y exótico, pero a la vez con muy buenas perspectivas de comercialización.

Las pencas de piña requirieron de cierta preparación del suelo, pero para los Soler este nuevo fruto resultó ser un producto con muchas mayores perspectivas y mejor productividad, pues en Base Cook, encontraron un comprador permanente de sus dulces productos.
   

btn contactenos